Rabdomiosarcoma: qué es, síntomas, tipos y cómo tratar

El rabdomiosarcoma es un tipo de cáncer que se desarrolla en los músculos, tendones y tejido conectivo, y afecta principalmente a niños y adolescentes de hasta 18 años. Este tipo de cáncer puede aparecer en casi todas las partes del cuerpo, ya que se desarrolla donde existe el músculo esquelético, sin embargo, también puede aparecer en algunos órganos como la vejiga, la próstata o la vagina.

Normalmente, el rabdomiosarcoma se forma durante embarazo, aún durante la fase embrionaria, en la cual las células que darán lugar al músculo esquelético se vuelven malignas y comienzan a multiplicarse sin control, causando cáncer.

El rabdomiosarcoma es curable cuando el diagnóstico y el tratamiento se llevan a cabo directamente en etapas tempranas del desarrollo del tumor, con una mayor probabilidad de curación cuando se inicia el tratamiento poco después del nacimiento del niño.

 Rabdomiosarcoma: qué es, síntomas, tipos y cómo tratarlo

Tipos de radiomiosarcoma

Hay dos tipos principales de rabdomiosarcoma:

  • Rabdomiosarcoma embrionario que es el tipo más común de este cáncer y se presenta con mayor frecuencia en bebés y niños. El rabdomiosarcoma embrionario tiende a desarrollarse en el área de la cabeza, el cuello, la vejiga, la vagina, la próstata y los testículos;
  • Rabdomiosarcoma alveolar que ocurre con mayor frecuencia en niños mayores y adolescentes, afectando principalmente los músculos del pecho, brazos y piernas. Este cáncer recibe su nombre porque las células tumorales forman pequeños espacios huecos en los músculos, llamados alvéolos.

Además, cuando se desarrolla el rabdomiosarcoma en los testículos, se conoce como rabdomiosarcoma paratesticular, siendo más frecuente en personas de hasta 20 años. y generalmente provoca hinchazón y dolor en el testículo. Conozca otras causas de inflamación en los testículos

Síntomas del rabdomiosarcoma

Los síntomas del rabdomiosarcoma varían según el tamaño y la ubicación del tumor, que puede ser:

  • Masa que se puede ver o sentir en la región de las extremidades, tronco o ingle;
  • Hormigueo, entumecimiento y dolor en las extremidades;
  • Dolor de cabeza constante;
  • Sangrado de la nariz, garganta, vagina o recto;
  • Vómitos, dolor de estómago y estreñimiento, en este caso tumores en el abdomen;
  • Ojos y piel amarillos, en el caso de tumores en los conductos biliares;
  • Dolor en los huesos, tos, debilidad y pérdida de peso, cuando el rabdomiosarcoma se encuentra en una etapa más avanzada.

El diagnóstico de El rabdomiosarcoma se realiza mediante análisis de sangre y orina, rayos X, tomografía computarizada, resonancia magnética y biopsia tumoral para verificar la presencia de células cancerosas e identificar el grado de malignidad del tumor. El pronóstico del rabdomiosarcoma varía de persona a persona; sin embargo, cuanto antes se haga el diagnóstico y comience el tratamiento, mayores serán las posibilidades de cura y menos probable es que el tumor reaparezca en la edad adulta.

Cómo se hace el tratamiento

El tratamiento del rabdomiosarcoma debe iniciarse lo antes posible, siendo recomendado por el médico general o el pediatra, en el caso de niños y adolescentes. La cirugía para extirpar el tumor generalmente está indicada, especialmente cuando la enfermedad aún no ha alcanzado otros órganos.

Además, la quimioterapia y la radioterapia también se pueden usar antes o después de la cirugía para tratar de reducir el tamaño del tumor. y eliminar posibles metástasis en el cuerpo.

El tratamiento del rabdomiosarcoma, cuando se realiza en niños o adolescentes, puede tener algunos efectos sobre el crecimiento y el desarrollo, causando problemas pulmonares, retraso en el crecimiento óseo, cambios en el desarrollo sexual, infertilidad o problemas. de aprendizaje.